Restaurante Noma de Copenhague, el segundo mejor restaurante del mundo.

Empecemos por el final: nuestra principal conclusión por la cual el restaurante Noma de Copenhague lleva en el Top de las listas de los mejores restaurantes es por llevar a cabo una cocina extremadamente innovadora y experimental. Desconozco las variables que los amigos de San Pellegrino utilizan para otorgar los primeros puestos, pero si de nosotros dependiera, Can Roca podría respirar tranquilo por muchos años. A nuestro parecer, infinitamente mejor el restaurante de los hermanos Roca, mucho más nuestro gusto y estilo, y mucho menos arriesgado o peligroso.

Íbamos sabiendo muy poco sobre la cocina de Noma, poco más que Noma está en el Top3 de mejores restaurantes en los últimos años, y de la caprichosidad del chef por utilizar hormigas y bichitos en sus platos (que al final era casi todo “miedo en el cuerpo”). Bajo nuestro punto de vista, el resultado final es “demasiado arriesgado”, muy parecido a Mugaritz, pero sin los “clássicos” que Mugaritz tiene en su menú. Por ejemplo, una clara diferencia es que como plato principal en Noma tomamos tuétano, y en Mugaritz txuleta de buey, a la que estamos mucho más acostumbrados, y porqué no decirlo, estaba de cojones! Y es que de buey no va la cosa en Noma, en dónde predomina en todo el menú lo verde, en un claro tributo al bosque. Flores, aromas boscosos y producto directo de las montañas, siempre compensados con productos para que no le tachen de vegetarianos.

Parece que todo lo que he escrito hasta ahora sea negativo, y no me gustaría transmitir este mensaje, pues en general nos gustó, nos pareció un menú trabajado, ligero y sabroso. Aunque lo que más nos creó fue una sensación de sorpresa, ya que jamás pensábamos que comeríamos semejantes manjares.

En primer lugar nos sirvieron una fresca cítrica con tomillo y frutos del bosque.

Foto 10-9-15 12 47 29

Hojas de col, una hervida y otra a la brasa, con un jugo delicioso y una presentación espectacular.

Foto 10-9-15 12 54 14

El “Green Garden” nos encantó. Con una base de crema de vieira, consistía en ir mojando una a una las hojas para descubrir los distintos sabores de cada una de ellas.

Foto 10-9-15 13 00 10
El queso fresco con algas hervidas en jugo de ceps y guisantes nos encantó, quizá de los mejores de todo el menú.

Foto 10-9-15 13 09 35
En el siguiente plato, cierto es que la fotografía no destapa la realidad del plato, que eran unas patatas jóvenes danesas (que se encontraban en el interior de las hojas) cocidas a la sal que debíamos mojar en una crema de ortiga y nabo.

Foto 10-9-15 13 18 01
Cebolla escalibada y maíz a la brasa. Deliciosa la cebolla.

Foto 10-9-15 13 27 52 Foto 10-9-15 13 31 42

Bocado de flores, con una base de tartaleta de maíz y pino. De un bocado que de entrada parecía que iba a ser seco y extraño, resultó ser ligero y esponjoso. Muy bueno!

Foto 10-9-15 13 36 01

El erizo de mar con almendra fresca fileteada también nos gustó especialmente, otro de los mejores platos del menú. Con este plato dejábamos atrás los platos puramente verdes.

Foto 10-9-15 13 41 17

El raviolli de gamba, envuelta en unas hojas muy finas y prácticamente sin sabor, con un jugo muy fresco y ligero. Otra delicia.

Foto 10-9-15 13 45 46
Almeja curada fileteada, acompañada de un jugo muy fuerte de sabor.

Foto 10-9-15 13 50 38
Calabaza hervida en leche de frutos secos, con pétalos de rosa.

Foto 10-9-15 13 58 41
Ajonegro en forma de hoja, con un topping de tomillo y un fruto muy muy cítrico (que compensaba el fuerte sabor del ajonegro) y una pintada de gelatina de jugo de hormigas. Boom!

IMG_8735

Y el último de los platos principales fue tuétano de vaca a la brasa, que nos recomendaron comer como si de un taco mejicano se tratara. Otro experimento made in Noma!

Foto 10-9-15 14 09 16

Antes de entrar en los postres para limpiar la boca de tantos sabores, nos sirvieron unos encurtidos bastante intensos.

Foto 10-9-15 14 12 23
El primero de los postres fue una delicia. Tarta helada de un licor danés muy parecido al jaggermaister, con una base de galleta de nuez muy “crunchy” y unos toques muy caramelizados. Nos encantó.

Foto 10-9-15 14 31 32

Por último, los petit fours y una copa de ponche de huevo. Los petit fours fueron bizarros, musgo frito en aceite de frutos secos y bañado en chocolate, cep deshidratado bañado en chocolate, un par de hojitas bañadas en chocolate y un bombón de cebada fermentada – ya casi cerveza. Lo dicho, bizarro.

Foto 10-9-15 14 39 25 Foto 10-9-15 14 40 30

 

En definitiva, Noma es un gran restaurante, con un servicio muy enérgico, que habla prácticamente todos los idiomas del mundo (nos atendieron en catalán) y que se adapta a la perfección con el tipo de mesa que tienen delante. Además nos encantó el tour -de casi una hora- que nos hicieron por las distintas cocinas, siempre impresiona ver a todo un equipo de cocina en acción (más de 50 trabajadores). Impresionante. Esto, y el nivel de precios que hay en el norte de Europa hace que el menú sea casi el doble de lo habitual en un restaurante de éste tipo, pero para qué está el dinero? Para disfrutarlo!

 

Restaurante Noma

Strandgade 93
DK-1401 Copenhagen K

Reservas

Precio: 1700 DKK por persona (sin vino)

Deja un comentario