Gresca: Short Review

Foto 2-10-15 11 20 06

El restaurante Greca en el centro de l’Eixample de Barcelona creo que es un pequeño diamante en bruto. Poco conocido por la inmensa mayoría de barceloneses ofrece una cocina de muy alta calidad, y a un precio más que aceptable al mediodía. Su chef, Rafa Peña, quizá más conocido por la cocina ofrecida en el Hostal Empúries, siempre es capaz de sorprender. De un plato que escrito en carta suena a clásico o aburrido, ofrece un resultado brillante.

Ya es la segunda vez que vamos de menú de mediodía (19 euros), y más pronto que tarde iremos a tomarnos un menú degustación completito.

 

Restaurant Gresca en calle Provença con Enric Granados (Barcelona).

Precio Menú: 19 euros.

Imprescindible reservar.

 

Más fotos en nuestras redes sociales!

 

Restaurante Noma de Copenhague, el segundo mejor restaurante del mundo.

Empecemos por el final: nuestra principal conclusión por la cual el restaurante Noma de Copenhague lleva en el Top de las listas de los mejores restaurantes es por llevar a cabo una cocina extremadamente innovadora y experimental. Desconozco las variables que los amigos de San Pellegrino utilizan para otorgar los primeros puestos, pero si de nosotros dependiera, Can Roca podría respirar tranquilo por muchos años. A nuestro parecer, infinitamente mejor el restaurante de los hermanos Roca, mucho más nuestro gusto y estilo, y mucho menos arriesgado o peligroso.

Íbamos sabiendo muy poco sobre la cocina de Noma, poco más que Noma está en el Top3 de mejores restaurantes en los últimos años, y de la caprichosidad del chef por utilizar hormigas y bichitos en sus platos (que al final era casi todo “miedo en el cuerpo”). Bajo nuestro punto de vista, el resultado final es “demasiado arriesgado”, muy parecido a Mugaritz, pero sin los “clássicos” que Mugaritz tiene en su menú. Por ejemplo, una clara diferencia es que como plato principal en Noma tomamos tuétano, y en Mugaritz txuleta de buey, a la que estamos mucho más acostumbrados, y porqué no decirlo, estaba de cojones! Y es que de buey no va la cosa en Noma, en dónde predomina en todo el menú lo verde, en un claro tributo al bosque. Flores, aromas boscosos y producto directo de las montañas, siempre compensados con productos para que no le tachen de vegetarianos.

Parece que todo lo que he escrito hasta ahora sea negativo, y no me gustaría transmitir este mensaje, pues en general nos gustó, nos pareció un menú trabajado, ligero y sabroso. Aunque lo que más nos creó fue una sensación de sorpresa, ya que jamás pensábamos que comeríamos semejantes manjares.

En primer lugar nos sirvieron una fresca cítrica con tomillo y frutos del bosque.

Foto 10-9-15 12 47 29

Hojas de col, una hervida y otra a la brasa, con un jugo delicioso y una presentación espectacular.

Foto 10-9-15 12 54 14

El “Green Garden” nos encantó. Con una base de crema de vieira, consistía en ir mojando una a una las hojas para descubrir los distintos sabores de cada una de ellas.

Foto 10-9-15 13 00 10
El queso fresco con algas hervidas en jugo de ceps y guisantes nos encantó, quizá de los mejores de todo el menú.

Foto 10-9-15 13 09 35
En el siguiente plato, cierto es que la fotografía no destapa la realidad del plato, que eran unas patatas jóvenes danesas (que se encontraban en el interior de las hojas) cocidas a la sal que debíamos mojar en una crema de ortiga y nabo.

Foto 10-9-15 13 18 01
Cebolla escalibada y maíz a la brasa. Deliciosa la cebolla.

Foto 10-9-15 13 27 52 Foto 10-9-15 13 31 42

Bocado de flores, con una base de tartaleta de maíz y pino. De un bocado que de entrada parecía que iba a ser seco y extraño, resultó ser ligero y esponjoso. Muy bueno!

Foto 10-9-15 13 36 01

El erizo de mar con almendra fresca fileteada también nos gustó especialmente, otro de los mejores platos del menú. Con este plato dejábamos atrás los platos puramente verdes.

Foto 10-9-15 13 41 17

El raviolli de gamba, envuelta en unas hojas muy finas y prácticamente sin sabor, con un jugo muy fresco y ligero. Otra delicia.

Foto 10-9-15 13 45 46
Almeja curada fileteada, acompañada de un jugo muy fuerte de sabor.

Foto 10-9-15 13 50 38
Calabaza hervida en leche de frutos secos, con pétalos de rosa.

Foto 10-9-15 13 58 41
Ajonegro en forma de hoja, con un topping de tomillo y un fruto muy muy cítrico (que compensaba el fuerte sabor del ajonegro) y una pintada de gelatina de jugo de hormigas. Boom!

IMG_8735

Y el último de los platos principales fue tuétano de vaca a la brasa, que nos recomendaron comer como si de un taco mejicano se tratara. Otro experimento made in Noma!

Foto 10-9-15 14 09 16

Antes de entrar en los postres para limpiar la boca de tantos sabores, nos sirvieron unos encurtidos bastante intensos.

Foto 10-9-15 14 12 23
El primero de los postres fue una delicia. Tarta helada de un licor danés muy parecido al jaggermaister, con una base de galleta de nuez muy “crunchy” y unos toques muy caramelizados. Nos encantó.

Foto 10-9-15 14 31 32

Por último, los petit fours y una copa de ponche de huevo. Los petit fours fueron bizarros, musgo frito en aceite de frutos secos y bañado en chocolate, cep deshidratado bañado en chocolate, un par de hojitas bañadas en chocolate y un bombón de cebada fermentada – ya casi cerveza. Lo dicho, bizarro.

Foto 10-9-15 14 39 25 Foto 10-9-15 14 40 30

 

En definitiva, Noma es un gran restaurante, con un servicio muy enérgico, que habla prácticamente todos los idiomas del mundo (nos atendieron en catalán) y que se adapta a la perfección con el tipo de mesa que tienen delante. Además nos encantó el tour -de casi una hora- que nos hicieron por las distintas cocinas, siempre impresiona ver a todo un equipo de cocina en acción (más de 50 trabajadores). Impresionante. Esto, y el nivel de precios que hay en el norte de Europa hace que el menú sea casi el doble de lo habitual en un restaurante de éste tipo, pero para qué está el dinero? Para disfrutarlo!

 

Restaurante Noma

Strandgade 93
DK-1401 Copenhagen K

Reservas

Precio: 1700 DKK por persona (sin vino)

Las mejores ensaimadas de Mallorca!

Aprovechando nuestras vacaciones veraniegas en verano, nos hemos propuesto realizar un pequeño análisis de mercado para descubrir cuáles son las mejores ensaimadas de Mallorca.Foto 1-9-15 18 18 00

Primero de todo aconsejar que las mejores ensaimadas son las individuales. Note preguntes el porqué, es así. Las individuales normalmente son más sabrosas y tiernas, además de que puedes apreciar la base de saïm (el punto graso y aceitoso que acompaña la ensaimada). Esta base de saïm es la que le da el punto crujiente o tierno a la ensaimada, dependiendo de lo que quiera el maestro hornero.

Ahí va nuestro ránking Morro Exquisito:

1. Forn des Teatre: Poco crujiente en base, muy tierna con una terraza envidiable.

2. Forn Fondo: Deliciosas. Puedes elegir la cantidad de azúcar glasé que quieres. Ligera capa de saïm crujiente.

3. Forn Can Joan de S’Aigo: La mejor. Quizá porqué nos la sirvieron calentita y el local tiene mucho encanto.

Esperemos que os gusten y cualquier duda nos la comentéis.

BistrEAU de Ángel León: El mar llevado a la mesa.

El Restaurante BistrEAU es la novedad culinaria de Barcelona para el ejercicio 2015, juntamente con Disfrutar. La apuesta que el Hotel Mandarín ha hecho para incluir al cocinero español más de moda en sus ofertas culinarias ha sido fuerte, y Ángel León no nos ha defraudado. Este Chef “celebrity” por su paso por la TV, no solo tiene una cara bonita, sino que también tiene un gran repertorio de cocina. Apodado com “Chef del mar”, es un apasionado del Océano, y un gran gurú y líder de que el mar aún está por conocer, y tiene miles de productos aún por descubrir. Su cometido en su otro restaurante Aponiente (Puerto de Santa María (Cadiz) con 2 estrellas Michelin) es el de traer el Mar a la Mesa, y quiere plasmar la misma filosofía en Barcelona.

Nos quedamos con las ganas de los embutidos del mar. Y sí, por esto empiezo, ya que fue la única decepción de la noche, pero también una gran excusa para volver. El otro gran puntal de su cocina es el plancton, en su arroz, que fue el plato culminante de nuestra velada. Cremoso y con mucho sabor a mar, con una vuelta a molusco y berberecho muy interesante. Un producto de cuál Ángel León es el pionero a la hora de usarlo como comestible.

En BistrEAU no disponen de Menú Degustación, aunque es muy recomendable plantearse la cena como unos entrantes a compartir y un plato principal para cada comensal. Y postres claro esta!

 

Nosotros tomamos los siguientes entrantes:

Tortitas de Camarón. Uno de los highlights de Ángel León, y vale la pena ir a BistrEAU ya sólo por probarlas. Crujientes, sabrosas y ligeras.

Foto 16-7-15 21 12 04

Matrimonio. Consiste en un “ravioli” hecho con un corte fino de calabaza que contiene en su interior anchoa, boquerón y alioli.

Foto 16-7-15 21 13 06

Brandada de peces humildes. Muy parecido a la brandada de bacalao pero con distintas tonalidades.

Foto 16-7-15 21 13 11

Croquetas de calamar en su tinta. Negras como el carbón en su interior. Sabrosísimas.

Foto 16-7-15 21 13 15

Los platos principales que tomamos fueron:

El famoso arroz de placton de Ángel León. Un clásico en los TV show españoles, por la innovación en convertir en comestible un producto que hasta hace poco tiempo ni se planteaba que fuera posible poner en una mesa.

Foto 16-7-15 21 36 59

Rodaballo a la “menieure” de yuzu y tirabeques.

Foto 16-7-15 21 36 09

Parpatana de Atún guisada. Con un aspecto aplastante a plato de carne y un sabor más que curioso.

Foto 16-7-15 21 36 51

Merluza en salsa verde con berberechos y almejas.

Foto 16-7-15 21 35 42

Calamar de Potera. Un clásico “semi-trampantojo” de Ángel León.

Foto 16-7-15 21 35 20

Y quedaban los postres, que nos supieron a gloria por su frescor y ligereza, además de su estética excelente. Logrando así unos postres que no surgen de la mar, pero que no  desentonan entre todo el menú marino.

Fisherman de Coco. En el que juega con el sabor de la menta y el eucalipto con espuma de coco.

Foto 16-7-15 22 05 54

Chocolate y cítricos.

Foto 16-7-15 22 04 23

Fresas con espuma de yogurt.

Foto 16-7-15 22 05 34

En conclusión, BistrEAU es una declaración de intenciones de Ángel León para llevar el mar a las mesas del público barcelonés. El entorno del Hotel Mandarín es exquisito, y la verdad, es que en conjunto es una garantía para una velada de éxito.

 

Restaurante BistrEAU

Hotel Mandarin, Passeig de Gràcia

http://www.mandarinoriental.com/barcelona/fine-dining/bistreau/

Precio por persona: entre 50 y 60 euros. Vinos incluídos.

Restaurant Coure: Vanguardia a buen precio.

Nuestra visita al Restaurante Coure nos ha dejado con la sensación de una cocina mimada, de vanguardia pero con los destellos de tradición que nos gustan. La aventura que en 2005 inauguró Albert Ventura i que ahora comanda Albert Solà roza año tras año la estrella Michelin. Quizá no son la cocina mas vanguardista, ni la sala es lo grande que figura que un Michelin debe tener… pero la esencia está allí, por este motivo queremos explicar y ilustrar su menú degustación. Que por cierto, a un precio más que asequible.

Dar fe que la comida está de 10, y que las pequeñas debilidades que les separan del galardón Michelin quizá son que el servicio no es lo suficientemente exquisito que Michelin requiere (sobretodo a la hora de explicar los platos), y que los “snacks” entrantes y “petit fours” son ausentes en el menú. Por lo demás, todo aspectos positivos: buenos vinos, entrantes trabajados, carne y pescado, y postre fruti-ácido y chocolate…

El menú consta de 4 entrantes, 2 platos principales y 2 postres.

Ensalada de tomate con crema de coliflor y alcaparras. Distintos tipos de tomates, combinados con una crema deliciosa.

Foto 15-7-15 21 57 05

Caballa marinada con puerros tiernos y un tofu de mostaza. La mostaza era excelente, de hecho la volveríamos a ver en el plato de pescado, lo cual lo agradecimos.

Foto 15-7-15 22 05 57

Huevo a baja temperatura con espinacas frescos, queso laminado, panceta y compota de pera. TOP! El mejor de los entrantes.

Foto 15-7-15 22 26 38

Atún con Ostra. Un ceviche-tataki de atún con una ostra presidiendo el plato. Una de marisco para arrancar con los 2 platos fuertes.

Foto 15-7-15 22 15 45

Salmonete plancha en una reducción de un caldo muy suave y mostaza. Ligero y delicioso.

Foto 15-7-15 22 39 02

Cabrito con un roll de berenjena.

Foto 15-7-15 22 51 25

Mandarina con mouse de coco y fruta de la pasión. El postre necesario con la frescura y acidez para hacer bajar toda la cena.

Foto 15-7-15 23 04 43

Brioche de almendra con cremoso de chocolate y vainilla. Estéticamente precioso, y no apto para “operación bikini”.

Foto 15-7-15 23 12 58

 

En conclusión, cena completa, contundente y de cocina mimada. Y una relación calidad/precio muy a la altura de los restaurantes más importantes de Barcelona. Algún motivo tenían que ofrecer para tener la sala llena un miércoles por la noche, no?

 

Restaurant Coure

Passatge Marimón 20, Barcelona

http://www.restaurantcoure.es/

Menú degustación: 50 euros.

PD: Ofrecen un Menú de temporada a 35 euros (Vino incluído) que bien bien!

Restaurante Disfrutar: Nuevo Restaurante “Bulli-Sensation” en Barcelona.

El Restaurante Disfrutar ha nacido en la calle Villarroel de Barcelona para quedarse y triunfar en el nuevo Eixample Esquerra de la Ciudad Condal. Es escuchar la palabra “Bulli” y la trempera levanta Barcelona, Cataluña y parte del extranjero visualizando a Ferran Adrià. Y es que de allí ha nacido Disfrutar, de la mano de 3 ex jefes de cocina del restaurante de Cala Montjoi, que al cierre del Bulli, emigraron y triunfaron en el Restaurante Compartir (Cadaqués, Girona) con una estrella Michelin. Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas se enfrentan ahora al Reto de establecerse en Barcelona. Su base de trabajo es la misma “chispa” que tenía el Bulli: la creatividad. Sorprender en forma de trampantojos, sabores extremos o curiosos, productos desconocidos y aromas que te transporten a otro lugar o a tu infancia. Empezábamos diciendo que “Disfrutar ha nacido para quedarse y triunfar en Barcelona” puesto que este estilo de cocina no es una moda pasajera: no es ni aprovechamiento ni explotación de un producto en concreto (trufa, plancton, huevas de dragón…), es ilusión y magia en cada plato; y estos tíos te sacan una sensación de cada uno de los bocados que pegas a su menú (ya sea una sonrisa, un “mmmmm”, un “ecsss”, un recuerdo o, un “tráigame un par más”). La experiencia fue fascinante.   

La carta se compone de 2 menús, uno corto y otro más largo, uno de 65 euros y el otro de 95. Mencionamos sus precios porque estamos seguros de que en breves tendremos nueva estrella Michelinen Barcelona, así que aprovechen, que con las estrellas, los precios se ponen por las nubes. En general el menú nos gustó mucho, salvando las distancias con un par de platos que aún están por pulir. Un sinfín de texturas distintas, colores variopintos, sabores extremos, descomposiciones de platos y reconstrucciones…en fin, empezamos el plato a plato.

 

A modo de aperitivo nos sirvieron una infusión de Caipirinha de Melón que a primera vista parecía un “capuccino” con sus dos terrones de azúcar, y como primer “snack” una remolacha que sale de su propia tierra. Jugando con un plato en forma ovalada, y que la densidad del merengue de remolacha es menor a las semillas que simulan la tierra, al remover el plato las remolachas salieron de debajo las semillas.

Caipirinha de melón
Merengue de remolacha

 

Continuamos con dos snacks más. Un lazo crujiente de cansalada ibérica y una avellana garrapiñada. Menos visuales, pero más sabrosos.

Crujiente de cansalada ibérica
Avellana garrapiñada

 

Seguido a estos snacks, empezamos con una primera batería de 6 bocados. Un Polvorón de tomate con caviaroli de arbequina sublime; Ravioli transparente de pesto que, aunque le falta algo nos sorprendió mucho; la Aceituna que nos estalló su sabor igual o mejor que la de Tickets en boca;  Galleta de Idiazábal ahumado con manzana que visualmente es un 10 y que dándole una vuelta más al punto de frío van a dar con un sabor igual a su aspecto; Yema de huevo crujiente con gelatina de ceps en que tenemos una clara muestra de dos productos que mezclados son la leche y que por separado también pueden llegar a sentirse bien; y por último Bocadillo aéreode marisco y aguacate, el mejor de la noche, nos hubiéramos comido 10 más. Ligero y sabroso, el mejor bocado de la noche.

Polvorón de tomate
Ravioli de pesto
La Aceituna
Galleta de queso Idiazábal
Yema crujiente con gelatina de ceps
Bocadillo aéreo



Quedaban aún muchos platos, pero ya se nos habían ganado con la originalidad y el sabor de su mayoría. La anchoa acompañada de un queso “mató” de almendra con miel de abeto y piñones nos lo acabaron directamente en la mesa, y la caballa acompañada del taboulé de coliflor y ceps nos fascinó. Delicioso taboulé. Quedaba aún un plato muy especial. Un plato que también nos montaron en la mesa en 3 pasos. Unos macarrones a la carbonara realizados con una gelatina de jamón al que se le añade una espuma de salsa carbonara y queso parmesano. Moderno, muy visual y de sabor fotocopiado.

Anchoa con..
…”mató” de almendra con piñones y miel de aveto.
Caballa con taboulé de coliflor y ceps
Gelatina de jamón en forma de macarrón…
…que se convierte en una espectacular pasta carbonara.

 

El sashimi vegetal era muy original, consistía en un plato con los vegetales más comunes (cebolla, apio, tomate..), aliñados con un sólo toque de “algo”. Un plato muy fresco que precedió otro trampantojo, esta vez, de tuétano escondiendo una base de vieira. Los mejillones con guisantes en salsa verde fueron espectaculares, sobretodo por los guisantes que, ante un aspecto absolutamente realístico, eran esferificaciones de crema de éstos. 

Shashimi vegetal
Tuétano a la vieira
Mejillones y guisantes



Nos quedaban aún tres bocados de mariscos. Una primera navaja bañada en crema de trufa que comimos directamente con los dedos pudiendo sorber toda la crema. Posteriormente, un montadito de salmonete con papada de cerdo, acompañado por unos gnoquis de berenjena asada que nos cautivaron por su intenso sabor; y por último, un “shabu-shabu” de langosta. El “shabu-shabu” es un plato de origen japonés que se asemeja a una fondue, pero en lugar de aceite o queso encontramos agua caliente. Allí, dejamos cocer los cortes de langosta y los pudimos untar en una variedad de salsas y unas algas deliciosas.

Navaja con crema de trufa. 
Salmonete y gnoqui de berenjena
“Shabu-Shabu” de langostino



Muestra de carne antes de los postres que consistió en unas laminas de carne de waygu con foie y aceite de trufa. Uno de los platos más contundentes de la cena, y que nos dejó con muchas ganas de empezar con el dulce de los postres.

Laminas de waygu



El primero, la mandarina. Espectacular presentación y sabor en un 3 texturas de mandarina dentro de ésta. En gelatina, helado y crema. Una delícia. Después de esta deconstrucción de la mandarina, el pan de crema catalana con cous-cous de naranja sanguina también nos gustó por su frescor y ligereza.

La mandarina
Pan de crema catalana…
…con Cous-Cous de naranja sanguina.



De todos modos, el postre que más nos gustó estaba por llegar: Cono de Strawberry Cheesecake. Brutal. La mezcla del sorbete de frambuesa con la crema de queso del interior iban perfecto. Súper sabroso! También muy vistoso el trampantojo en forma de pimientos, verde y rojo, realizados con gelatina y rellenos de chocolate, bañados en aceite y sal. 

Cono de helado de queso
Amb dos pabrots!


Por último, cerraba la cena un café en forma de lionesa. Una manera muy original de acabar la cena y reversionar el clásico “espresso”.

Lionesas de café



Lo hemos comentado en la introducción al Menú, pero creemos que es importante reiterarlo: Disfrutar es un restaurante que dará mucho que hablar, seguramente siempre para bien, pues la sorpresa, la vistosidad de sus platos y sus sabores serán denominadores comunes presentes en el día tras día de este restaurante. Desde aquí, sólo desearles mucha suerte! 

Os va a encantar!


Restaurante Disfrutar
Villarroel 163, Barcelona
Web

Precio: 95 euros por persona (sin bebidas).













Asador Etxebarri: un estrellado humilde y familiar en Guipúzcoa

 
En el espectacular valle de Axpe (Guipúzcoa), entre bosques, vacas y pueblecitos encantadores, encontramos brillando una estrella Michelín. Estrellado en forma de Asador, Etxebarri elige excelentemente y cuida el producto de Guipuzcoa y lo sirve en su máxima expresión, asado, en un menú muy completo. La sala consta de 10 mesas en un salón muy acogedor, y el servicio es muy familiar, profesional y agradable. Algo a destacar que nos sorprendió fue la gran cantidad de extranjeros que había comiendo en Etxebarri un día entre semana. No es un restaurante que se encuentre ni dentro, ni cerca de una gran ciudad, pero, por lo contrario, éramos los únicos que sirvieron en español. Por un lado pensamos: “normal, la estrella Michelín”, pero por el otro, en comparación con otros restaurantes galardonados de Guipuzcoa que visitamos aquellos días, quizá Extebarri es el que más comensales no españoles nos encontramos. De todos modos, bien merecido, alegra ver gente que trabaja bien y que esto se les recompense en premios, reconocimientos y comensales internacionales.
El menú empezaba con unos entrantes en forma de anchoa de Cantabria, tomate con gelatina de aceite, croqueta a la brasa y cracker. Las anchoas y el tomate brillaban pos su calidad y sabor intenso, a lo que tiene que saber un tomate y una anchoa. La croqueta era especial, fue el primer guiño a que nos fuéramos haciendo a la idea de que íbamos a comer en un Asador. Croqueta de pollo asada a la brasa. A diferencia de frita, en la que el aceite puede comerse el gusto del interior de la croqueta, asada potenciaba el sabor del pollo. Ya por ultimo en los entrantes, el cracker con sabor a micuit de foie y setas. Empezábamos bien.


Anchoa del Cantábrico
Tomate con gelatina de aceite de oliva
Croqueta asada
Cracker con foie
Seguimos con los mariscos a la brasa. Ostra, gamba, espardeña y chipirón a la brasa. De lo mejorcito del mar en pleno valle de Axpe, y cocinado del modo más común a la hora de cocinar una carne. La ostra a la brasa iba acompañada de espinaca, y su textura y sabor cambia radicalmente en comparación a cuando nos la comemos cruda. De textura mas parecida a la del mejillón hervido y con un sabor menos potente a mar, pero con matices a brasa que le daban un gusto especial. Las gambas de Palamós fueron brutales. Enormes, sabrosas, cocinadas de un modo excelente y encima, nos dieron 2 por cabeza! Un gustazo, de las mejores gambas (y a la brasa!) que hemos probado jamás. La espardeña y el chipirón también fueron excepcionales. Producto fresco y de primera. La espardeña iba acompañada de unas alubias, y el chipirón era encebollao y en su tinta.

Ostra asada
Gamba asada
Espardenya
Chipirón asado

 

Para acabar con los frutos del mar, nos faltaba un buen pescado a la brasa. Atún a la brasa. Sencillo y sin mas complicaciones que un poco de aceite y de reducción de tomate. Espectacular!

Atún a la brasa

 

Continuábamos con unos hongos con escalibada a la brasa. La mezcla del corte gordo de cep con la escalibada nos pareció muy interesante y sabrosa, y muy bien ligada en el menú, separando con un sabor suave y ligero los mariscos de la carne que estaba por venir.

Berenjena y ceps
Apoteósico chuletón de carne de vaca. De estos platos que no necesitan mucha descripción, de estos que se comen con los ojos, y en lo que te das cuenta de cuando comes carne de verdad y cuando no.

Txuletón a la brasa

 

Los postres, como no podían ser menos, también fueron especiales. Su particular tarta de manzana, compuesta de media manzana confitada y hojaldre con crema estaba espectacular, pero el “highlight” sin duda fue el flan de queso. Indescriptible, sin palabras, se nos quedó una cara que incluso nos ofrecieron repetir, y obviamente, repetimos.

Tarta de manzana
Flan de queso

 

Asador Etxebarri
Plaza de San Juan, 1 
48291 Atxondo, Bizkaia
(+34) 946 58 30 42
info@asadoretxebarri.com
GPS: 43.11555, -2.59923
 
Precio: 125€ por persona
 
 
Síguenos en:
Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16
– Sharing is delicious –
 

Ranking Top Restaurants 2014

Última semana del año, y nos unimos a la campaña de realizar y compartir nuestros “rankings”. El año pasado celebramos el fin del año 2013 con un ranking de los “descubrimientos” que desde Morro Exquisito fuimos conociendo a lo largo del año, las “campanadas” de 2013 lo bautizamos (os dejamos el link).

Este año, en el que hemos hecho visitas a magníficos e ilustres restaurantes, hemos preferido elaborar nuestro propio ranking de restaurantes “top” España, en base a todas las comilonas que nos hemos pegado a lo largo del 2014. Deseamos que os gusten, si clickais el link del nombre del restaurante os redirigirá al post del restaurante concreto.

 

Ranking Morro Exquisito:

 

Brioche de trufa negra
Txuleton al queso azul
Calçots “reversionados”
Guisantes a la brasa
Cupcake “tickets”
Carabinero a la plancha
Sashimi de Salmonete
Calamar “encebollao”
Fondo marino
10. Etxebarri (Axpe) (Lo publicaremos a lo largo de 2015)
Croqueta asada
 
Estrellas Michelin:
2. DiverXO (Madrid)
3. Arzak (Donosti)
5. Martín Berasategui (Donosti)
7. Azurmendi (Larrabetzu, Vizcaia)
8. Quique Dacosta (Dénia)
 
 
TripAdvisor:
2. El Club Allard (Madrid)
3. Martín Berasategui (Donosti)
4. DiverXO (Madrid)
6. Arzak (Donosti)
7. Restaurant Montiel (Barcelona)
8. Etxanobe (Bilbao)
9. Restaurante Los Roques (Los Abrigos, Tenerife)
10. 5th Avenue (Corralejo, Fuerteventura)
Síguenos en:
Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16
– Sharing is sexy –

Les Cols: Esencia de la tierra volcánica de la Garrotxa.

Les Cols es el restaurante por excelencia de Olot (Girona). Dos estrellas Michelín de sabores de “la terra”, de producto de calidad, de respeto por el producto criado de forma sostenible y muy fans de huerta. Elaboraciones sencillas de la de toda la vida, cuidando y mimando aquellos productos que crecen en La Garrotxa, que llegan o se elaboran allí. Cocciones lentas y sabores intensos y precisos, en los que encuentras los toques y puntos que Fina Puigdevall y Pere Planagumà, los chefs, quieren que encuentres en cada bocado. 
No es cocina minimalista, ni contemporánea pues el menú no consiste de muchísimos platos, y las raciones dan para más de una sola cucharada. Somos muy fans de este tipo de servicios, la segunda y tercera cucharadas siempre son las buenas, en las que se encuentran los matices; y Les Cols es así, una cocina de toda la vida, adaptada a los nuevos tiempos. 
Parece curioso, pero la arquitectura de su restaurante es un símil a esta cocina de la que os estamos hablando. La Masía en la que se encuentra el Restaurante, en activo desde 1990, fue la misma en la que nació Fina Puigdevall y que, tras aparentar en su exterior la sencillez de la arquitectura catalana de las masías de la época, se esconde la más exquisita arquitectura y modernidad en su interior. Sólo por el recinto ya merece la pena la visita, y aún no habíamos empezado a comer. Aprovechad para hacer noche en “Els Pavellons Les Cols”, otro concepto de alojamiento.
Habitación Pavelló

 

De la mano de una copa de cava natura “Les cols Mont-Ferran”, los entrantesquisieron convertir el “fajol” en su rey. Otramente llamado “grà negre”, el “fajol” es un derivado del maíz, muy común en la zona, de aspecto negro-oscuro, y que históricamente ha sido más utilizado para elaborar pienso animal que para ser servido en un restaurante dos estrellas Michelín. Aún así, la creatividad en los snacks del entrante nos levantó esa curiosidad por un producto nuevo en nuestros paladares.
“Crosta de fajol” para comer con los dedos juntamente con llonganissa artesanal de Olot, Bacadillo caliente de papada de cerdo en la que el pan estaba elaborado con este “maíz”, Blini de “fajol” i botifarra del “perol” y espagueti de “fajol” con caldo ahumado. Un mismo denominador común y cuatro entrantes de resultados diversos.

Blini de “fajol” y sandwich de panceta
Caldo con espagueti de “fajol”

 

Nos quedaban 8 platillos por delante. Empezamos comiendo con las manos con un “trampantojo” en forma de mini-calçot con romesco, pero realmente realizado con un nabo rebozado en tempura de carbón. Quizá a nivel de sabrosura el plato más flojito puesto que el sabor de la salsa romesco se comía el “mini-calçot”. Sin duda creatividad 100%.

Trampantojo de calçot.
Con el plato anterior se acababa la broma y empezábamos con lo serio. Royale de trufa negra. La royale no tenía esa textura gelatinosa de alguna que otra que hemos probado, pero brillaba por la abundante cantidad de trufa negra fileteada que incorporaba el plato.

Royale de trufa negra

 

El huevo fresco escaldado con “rovellons” estaba espectacular. Ligero sabor a brasa y leña procedente de la elaboración del rovelló y que ligaba a la perfección con el huevo escaldado y la base de crema de setas que acompañaba el plato. Uno de los mejores de la noche.

Huevo escaldado con rovellons

 

Como habréis visto, en Les Cols cuidan mucho los elementos de conexión entre los elementos presentes en los platos, las cremas y caldos están milimétricamente pensados y perfectamente elaborados. El siguiente de los platos titulado “patates amb suc”, debería ser bautizado “tremendo suc amb patata”. Un juguito de mil matices, fuerte de sabor y de textura exquisita, acompañado de dos daditos de patata que se deshacían en la boca; seguramente realizados con un puré horneado para que cogiera forma a patatita cortada.

“Patates amb suc”

 

Quedaban 4 platillos “principales”: verdura, hidrato, pescado y carne. Unos guisantes a la brasa con pancetita y botifarra negra. Creo que jamás habíamos probado los guisantes a la brasa, la textura en boca es más cercana al garbanzo, terso, pero conserva el sabor del guisante y la brasa también le da ese aroma a leña ahumada de la brasa. Otro de los grandes platos del menú.

Guisantes a la brasa

 

Aquí vino la muestra de la gran “cocina de montaña” que se realiza en Les Cols. Con “cocina de montaña” nos referimos a la intención del restaurante de trabajar productos tal y como llegaban antaño a la Garrotxa. En Les Cols se trabaja muy poco el pescado fresco, prácticamente nada, y juegan más con la materia prima en conserva o en lata a la hora de incorporar pescado en sus menús. De éste modo, el arroz de payés con calamares en lata consistía en un arroz de gusto fuerte con puntas de calamares en conserva, corte de calamar en tempura. Acompañado por un alioli muy suave de gusto, de alta intensidad en aceite, pero de textura cremosa.

Arroz de payés
Siguiendo la tradición de la “Cocina de montaña”, en la que nunca puede faltar un pescado (en conserva, lata o que no requiera de la inmediatez del pescado fresco), nos sirvieron una “Brandada de Bacalao” con pilpil, uva, aceite de cereza y espinaca fresco. Plato denso por la espumosidad de la brandada, pero aligerado por el pilpil y los toques frutales de la uva y el aceite de cereza. Un plato muy redondo y contundente.

Brandada de bacalao
Quedaba el último, la carne. El “platillo”, como Les Cols lo tiene bautizado, consistió en 4 mordiscos. Un dado de carne de pato acompañado por una pera en almibar, una pelotilla de ternera acompañado por una cebolla chalota y un corte de costilla y panceta de cerdo. Todo regado bajo un mismo jugo y un punto de cocción excelente en los 4 bocados.

“Platillo”

 

Era hora del carrito de los quesos. A discreción. La variedad de quesos es brutal, y merece la pena probarlos juntamente a las mermeladas caseras que elaboran en Les Cols. También recordar que si hacéis noche en “Els Pavellons Les Cols” también os traerán un surtidito de mermeladas exquisitas.
Primer postre, castañas, coca de llardons y manzana. Cómo? Helado de castaña confitada sobre una confitura de manzana y acompañado por un brioche de coca de llardons.

Castañas, coca de llardons y manzana

 

El segundo de los postres nos fascinó. Helado cremoso de “mató” con mermelada de albahaca que le daba ese toque dulce que siempre requiere el “mató”. Textura genial, sabor exquisito y para nosotros, el mejor de la noche.

Helado de “mató” con albahaca

 

Quedaba un postre, un clásico en Les Cols, el “paisaje volcánico” consistió en un mix de chocolates con distintas texturas, sabores y matices a algarroba, ratafía y “fajol”, redondo para acabar el menú de otoño.

Paisaje volcánico
Los petit fours, que ya casi no nos podíamos ni comer consistieron en una coca azucarada tostada y una tableta de chocolate. Buenísimos!

Coca y chocolate
Bajo nuestro parecer el fin de semana en Les Cols valió mucho la pena, la relación calidad/precio del menú es, sin dudas, el mejor que nos hemos tomado. Mucha calidad, intención y sentimiento en un menú que en Barcelona valdría más de 100 euros, y llegarían a más gente. Aún así, estoy convencido de que prefieren la sencillez y la humildad que tienen a caballo de una arquitectura y diseño espectaculares, a lo que tienen a cualquier otro escenario. Felicidades, volveremos!


Les Cols
Carretera de la Canya s/n, Olot
Telf. 972269209

Precio: 110 euros por persona (vino incluido)

El alojamiento en Pavellons Les Cols es un poco más caro, pero el desayuno se lo vale! Y la excursión matutina tambén!

Ermita Volcán Santa Margarida


Desayuno Pavellons Les Cols
 
Síguenos en:
Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
– Sharing is sexy –

 


 

Tram Tram: Calidad y tradición en Sarrià

Durante una noche de verano en Barcelona, nos dejamos sorprender por el restaurante Tram Tram, del que habíamos oído hablar a voces, pero que quizá no es tan mediático como otros. En forma de metáfora, el “Mascherano” de los restaurantes de Barcelona.

Clase, nivel, pero silencioso. Efectivo y, a nuestras orejas, poco valorado. Una cena excelente. El restaurante se encuentra en el barri de Sarrià, en plena zona alta de Barcelona. De hecho, esta situado en lo que años atrás seguramente era una casa familiar del barrio, más “glamour” imposible. Una terraza interior increíble que hace que se pare el tiempo, aprovechad en verano la oportunidad de pedir la mesa fuera, vale la pena.


 


En lo que a cocina se refiere, también nos sorprendió. Su chef, Isidre Soler, trabaja la cocina tradicional muy meticulosamente, mima la materia prima y ofrece una cocina tradicional adaptada a los tiempos y a los paladares más modernos. Isidre Soler hemos descubierto que se ha ido formando al lado de grandes chefs: Santi Santamaría, Ferrán Adrià, Fermí Puig…ha pasado por grandes cocinas, razón por la cual el restaurante estaba lleno un martes y las críticas leídas son todas excelentes. Por ultimo, mencionar que el servicio fue excelente.
Entrando en materia. En Tram Tram disponen de carta, pero nuestra recomendación es que os dejéis aconsejar por Isidre. También es posible tomar uno de sus dos menús, uno muy muy completo (no recomendable para cenar) y otro más “equilibrado” que es el que nosotros probamos, y que claramente recomendamos. Por calidad y precio.
La cena empezó con unas tapas de aperitivo. Ceviche con guacamole de manzana y crema de tomate con espuma de apio. Los dos entrantes muy adecuados, ligeros, fresquitos i muy sorprendentes. La mezcla de ceviche con la manzana y sobretodo la espuma de apio nos dejaron sin palabras.

Ceviche con guacamole de manzana

 

Crema de tomate con espuma de apio

 


A continuación nos sirvieron un tataky de atún con sandía. Mas que tataky era un atún macerado, muy fresco y una salsa que acompañaba muy sabrosa. No entendimos muy bien el tema de la sandía, mas que nada porqué en el plato que entró a continuación ya volvía a tener presencia dicha fruta. La ensalada de frutas de verano, pulpo y crema fría de almendrasseguía la línea de las dos primeras tapitas. Fresca, ligera y brindamos por la consonancia con la que la crema fría de almendras con la sandía y el melón rimaban.

Tataky de atún
Crema fría de almendras c/ pulpo y ensalada de frutas de verano.

 

Como platos principales, pescado del día y canelón de pintada con su jugo asado. El pescado del día fue merluza a la marinera con curry. Era peligroso. Merluza al horno y curry no suena precisamente a horchata y fartons, o a sándwich de jamón y queso. De hecho, cuando nos presentaron el plato surgió un miedo en nuestro paladar, ¿y si pica? ¿y si solo sabe a curry? ¿y si el curry no sabe a curry? En fin, brutal. Curry no picante, con una vuelta a dulce que ligaba a la perfección con la merluza al horno. Bravo, para mi el mejor plato de la noche. El canelón de pintada, distinto. A nuestro parecer el formato canelón quizá no fue el más adecuado para un “ultimo” plato de menú.

Merluza con curry
Caneló de pintada

 

Pero quedaba el ultimo. El postre. Pan con chocolate. Sencillo también. Helado cremoso de chocolate, con aceite y sal maldon, acompañado de unas tortas finas de maíz aceitoso. Nos encantó, pero, a quién no le alegra el chocolate?

Pa amb Xocolata

 

En definitiva, no nos quedan más buenas palabras para este restaurant. Relación calidad precio buena. Bajo la etiqueta de calidad pero no mediático llenan el vacío en el barrio, y es que variedad para comer en Sarrià hay mucha, pero de calidad como Tram Tram no hay tanta.

Restaurant Tram Tram

Carrer Major de Sarrià 121, Barcelona
Telf: 932048518
WEB Tram Tram
Siguenos en:
 
Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16

– Sharing is sexy –