La Cuina d’en Garriga: Calidad y calidez como en casa.

La semana pasada fuimos a comer a “La Cuina d’en Garriga” un restaurante – colmado situado en el centro de Barcelona, al lado de Passeig de Gràcia. La esencia de este restaurante es la materia prima, de primerísima calidad, la sensación de estar en casa y lo extremadamente bien decorado que está el local. No es difícil conseguir mesa, lo que es difícil es salir con sensación de no haber comido bien. La carta es corta, de las que nos gustan, pocas cosas pero bien hechas, y además siempre disponen de 3 o 4 platos del día. La cocina de mercado se está poniendo de moda, y con restaurantes como Casa Palet, La Cuinad’en Garriga, etc…queremos que sigan de moda durante mucho tiempo. Bien, entremos a lo que nos interesa, a comer!
La Cuina d’en Garriga

 

Como entrantes podemos elegir desde ensaladas a huevos estrellados, que por cierto, son un “must” en La Cuina d’en Garriga. Platos típicos y sencillos. Nosotros, al ver la cantidad de huevos estrellados que salían de cocina, no pudimos ser menos. De hecho preguntamos, y efectivamente, es lo que más sale. Se pueden tomar solos, con jamón, foie, chorizo, sobrasada…. los tomamos con butifarra del perol. Fácil y a la vez deliciosos.

 

Los platos principales también brillan por su tradición. Desde macarrones, hasta roastbeef, pasando por un salmón al pappillotte (que no probamos pero nos han comentado que es el estrella). Nosotros comimos uno de los platos del día: pulpo a la brasa con base de berenjena al horno que estaba espectacular. Básico, pero sublime. Por otro lado también comimos el secreto de ibérico. Crujiente por fuera y tierno por dentro, muy sabroso. Bajo nuestro punto de vista, el mejor de la comida. Salvando los postres, que estaban de muerte.
Tomamos dos pedazos de tarta. De queso y de limón. Caseras, caserísimas. Deliciosas. Aunque si no os apetece la tarta, también podéis tomar recuit de fonteta, crema de yogur y alguna que otra delicia de chocolate también tenían. Para los no amantes de la repostería veréis que justo en la entrada del restaurante, dónde la parte del colmado disponen de venta de fruta que huele de maravilla y tiene un pintón. De hecho, somos compradores habituales de tomates para nuestro Pà amb Tomaquet en casa para nuestras cenas no tan exquisitas.
En fin, no hace falta tener excusa de celebrar algo para ir a comer al nivel como lo harías en casa de tu abuela, eso sí el interiorismo del restaurante no tiene nada que ver con las cortinas de franela, ni tienen cu-cut colgado en la pared. Disfrutadlo!
Siguenos en:
 
Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16– Sharing is sexy –

 

Hofmann – La Seca: Velada especial y a muy buen precio.

Ayer fuimos a cenar a una terraza. Ni a un bar ni a un restaurante. Una terraza con mucho encanto, mucha tranquilidad y muy buena comida. La escuela de hostelería Hofmann se ha agenciado la terraza del Teatre La Seca – Espai Brossa en pleno barrio del Born de Barcelona, y allí ofrecen un servicio de comidas sin tener cocina. Como? Tiran de horno. El concepto es ensaladas, tapeo y coques. Las tapas calientes y la cocción de las coques, al horno. Lo demás, materia prima fresca. Siguiendo esta línea, la carta separa “Los Fríos”, de “Los Calientes”, y de “Los recién horneados” con unos precios muy asequibles. Ya para rizar el rizo, la velada transcurrió al son de la música en directo. Fantástico. El servicio es muy agradable, pero lo mejor es la magia que crea el ambiente de estar cenando en aquella terraza.
 
Como hemos comentado, la carta es sencilla, y nuestra recomendación es picotear 4 cositas delante y luego atacar las coques, que son la especialidad del lugar. Tienen una gran variedad de cositas para picotear, desde bravas hasta calamar encebollado. Nosotros de “Los Fríos” probamos la burrata y la ensaladilla rusa. Burrata excelente, ya hay varios sitios en Barcelona dónde te puedes comer una buena pieza de burrata italiana, pero sin duda la de la Terraza Hofmann es una de ellas. Por otro lado, la ensaladilla rusa era especial, patata a media cocción y poco convencional.
 
Entrando a “Los Calientes” nosotros nos decantamos por el calamar encebollado que estaba muy sabroso, el pulpo a la gallega y el tatín de tomate confitado con queso de cabra. Este último nos pareció un espectáculo, un plato supersenzillo, de excelente presentación y mejor sabor. Must!
Ya de “principal” devoramos todas las coques que nos ofrecieron. No tenemos que perder de vista que son coques, quizá no tiene glamour, pero a nosotros nos encantaron. La masa de la coca es deliciosa, y los “toppings” excelentes. De primera calidad. E aquí las que probamos nosotros: La Catalana, con bacalao confitado y romesco; La Italiana, con pesto, tomate confitado y stracciatella; La Japonesa, con salmón ahumado y un toque de wasabi; La Gallega, con queso tetilla y lacón; y por último La Ibérica, el clásico de jamón ibérico. Todas muy recomendables.
 
Por último los postres, los clásicos de la Hofmann. Con la pastelería debajo era valor seguro que los postres serían excelentes, y así fue. Nos tomamos un tiramisú servido en vaso que estaba espectacular. Un gofre crujiente con helado de vainilla y una crema catalana helada y caramelizada que fue brutal. Muy recomendable este último. Intenso sabor a canela y leche merengada. Imprescindible.
 
En fin, recomendar la Terrassa Hofmann a todos aquellos que no tengan el bolsillo para muchos sustos. La realidad es que la relación calidad/precio es excelente. Una velada tranquila, comida excelente y una atmósfera mas propia de fuera de Barcelona que del centro del Born. Muy recomendable!
 
 
Hofmann – La Seca
Carrer Flassaders, 40 (Primera Planta)
Telf. 932956509
 
Precio 30 euros por persona (vino incluído)
Siguenos en:
 
Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16

– Sharing is sexy –

Suculent: Casa de comidas

Nuestro ultimo manjar nos lo hemos tomado en la Casa de comidas Suculent. Así les gusta que les llamen, Casa de comidas en lugar de Restaurante. Y la realidad es que cuando empiezas a comer entiendes el por qué. Recordáis el típico guisadito o la «escudella» que hacía tu abuela en casa cualquier domingo de celebración? Pues nada, dejaros ya de visitas a la abuela, y a pasear por el barrio del Raval de Barcelona y a conocer este sitio. La ambientación modo taberna le da aún más carisma al local, y el servicio joven y agradable moderniza el negocio. Le auguro un éxito rotundo a este restaurant, si es que todavía no ha tocado el cielo; sólo recordar que Max Colombo y Ferrán Adrià cuentan a los cuatro vientos que son clientes «habituales». En fin, nos encantó.
 
La carta está ideada para que hagas un buen «pica pica» y luego un plato principal. En el «pica pica» nos encontramos de todo, desde ceviche de gamba hasta «brandada de bacallà», clásicos y modernos con un factor común, calidad, mucha calidad. Los platos principales los separan entre «De cuchara», «De la mar», «De la montaña» y «Mar y montaña», mismo factor común, mucha clase y muchas horas de fogón.
 
Nosotros para picar probamos alcachofas del Prat con cecina y mayonesa de trufa, producto muy de la tierra como es la alcachofa que combinaba perfectamente con la cecina y con la mayonesa de trufa que le daba un toque moderno y un sabor muy especial. Después de esta tapa nos sirvieron la ostra con leche de tigre que, allá donde vayas siempre será garantía de éxito si la ostra es de calidad. Esta era grande y la leche de tigre rozaba la perfección. A continuación, el ceviche de gambas. Habíamos probado ceviche en varios peruanos de Barcelona, de corbina, de lubina, incluso de atún, pero nunca de gambas. Nos gustó la originalidad y el sabor. Después de esto tomamos el Tuétano con steak tartar suculent. Bien. Nivel. Aunque si no estas acostumbrado al tuétano como era mi caso, no muy recomendable. Ya por último nos tomamos unas croquetas de rabo de vaca vieja con trompetas de la muerte, muy jugosas, escandalosamente buenas.

 

De los platos principales, después de mucho dudar entre la variedad de platos que tienen, finalmente nos decantamos por el pulpo a la brasa con garbanzos sofritos y el costillar ibérico. Ambos platos brutales. El costillar supertierno, al estilo cordobés con una salsa suave con aroma a especies. Muy recomendable. Pero el estrella para mí fué el pulpo con sofrito de garbanzos. La sencillez de hacer un pulpo a la brasa lo hace complicado, tiene que quedar tierno, pero tampoco crudo, y en Suculent lo bordan. El sofrito de garbanzos estaba elaborado con butifarra negra y estaba delicioso. Dos 10.


Con el postre tuvimos un pequeño problema. Ya estábamos llenos, y decidimos compartir. Pastel de queso brie con gelatina de moscatel. Y nuestro problema empeoró. Tenía un aroma y un pintón, que ni nos acordamos de echar foto. Así que toca que lo descubráis vosotros. Os encantará. Volveremos al Suculent.
 
Casa de comidas Suculent
Rambla del Raval 43, 08001 Barcelona
Tel 934436579
info@suculent.com
www.suculent.com
 
Precio por persona no llegó a 50 euros
 
Vinos todos D.O. Catalunya. Deja que te sirvan ellos!

Siguenos en:
 
Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16

– Sharing is sexy –

Can Cisa – Bar Brutal. Max y Stefano Cipriani.

El pasado sábado 21 de setiembre fuimos a descubrir la nueva perla de los bares de tapas en Barcelona, Can Cisa – Bar Brutal. Tirando del “savoire faire” demostrado con el Xemei, los hermanos Cipriani, Max y Stefano, se han aventurado en el tapeo con el Bar Brutal. Ya de entrada, el servicio es muy Xemei, look desenfadado, servicio extrovertido y, como no, la carta en un pedazo de papel. Todo clavadito al italiano-veneciano de Poble Sec-Montjuïc.
 
Éramos 10 en la mesa, lo que nos complicaba un poco el ponernos de acuerdo para unas tapas, aunque nos generaba la posibilidad de probarlo casi todo. En mi caso las tapas que me llamaron mas la atención fueron el Foie, el tártar de buey, la burrata Mar, las alcachofas con mortadela, calamar plancha y el bocadillo de salchichas país.
 
El Foie era especial. Atípico, una especie de mouse con sabor a Foie que dejaba muy buen gusto en la boca, acabado con un toque de almendra laminada por encima, y acompañado con la clásica tostadita para untar.
 
También acompañado de tostada para untar venia el tártar de buey. Un clásico. Probablemente, el mas clásico de toda la carta. La carne deliciosa, acompañada con un toque de crema dulce de mostaza.
 
La alcachofa con mortadela también estaba buenísima. Una alcachofa que en la carta ponía que era “brasa”, pero que parecía confitada y avinagrada. Acompañada de una mortadela italiana excelente. Como notamos la influencia italiana de estos hermanos en esta tapa.
También con el afán de imponer un poco de estilo italiano a la carta, tienen la sección de burratas. 3 tipos, completamente distintas. Nosotros probamos la burrata mar, acompañada con huevas y salmón ahumado.  Excelente calidad del queso y en general del plato.
El calamar plancha con crema de calabaza es un plato que yo ya había tomado en Xemei, y tengo que decir que exquisito como siempre. Para alguno de mis acompañantes fue su mejor plato.
Ya por último compartimos el bocadillo de salchichas país. Una tapa que no es tapa. Queso, mostaza y la clásica salchicha país. Plato totalmente de bareto, pero para mi gusto, i seguramente para el de muchos, simplemente BRUTAL.
Ya acabando, solo comentar que los vinos todos son orgánicos. Sin añadidos ni compuestos químicos en viña. Especiales y económicos, al menos los 2 que probamos. La cuenta un placer que no llegó a 20 euros por cabeza y el único defectillo es que no tienen mas postres que fruta fresca. La Hoffman cae cerca para tomar un postrecillo…
Siguenos en:
 
Twitter: @asegarra16
Instagram: asegarra16
Google+: +AlexSegarra16

– Sharing is sexy –